La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Compartir en redes sociales

 

 

 

 

Enlace a cámara del puerto

La importancia de conocer las especies exóticas invasoras

Publicado 20/02/2018

El Mediterráneo es un lugar muy importante para la biodiversidad marina. Se localizan en este mar alrededor de 17000 especies, de las que cerca del 20% son endémicas, no dándose en ningún otro lugar del planeta. Las llamadas especies exóticas invasoras invaden los ecosistemas del Mediterráneo, pudiendo alterar el equilibrio que mantienen los organismos autóctonos con su entorno. Por ello es importante saber reconocerlas para poder alertar a la autoridad competente y que estén, de alguna manera, controladas. 

No solamente encontramos especies exóticas invasoras en entornos marinos, sino que podemos encontrarlas en la flora y la fauna de cualquier entorno. La importancia del problema ha llevado a los gobiernos a regular esta cuestión. El Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica ratificado por España en 1993, reconoció la existencia de éste inconveniente y estableció en su artículo 8.h que "cada parte contratante, en la medida de sus posibilidades, impedirá que se introduzcan, controlará o erradicará las especies exóticas que amenacen los ecosistemas, los hábitats o las especies"

En el mismo sentido la UE ha tomado en consideración este problema, planteándolos en varias Directivas, como la 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009 relativa a la conservación de las aves silvestres, o la Directiva 92/43/CEE del Consejo de 21 de mayo de 1992 relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y la flora silvestres. En el ámbito marino, la UE cuenta con la Directiva 2008/56/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de junio de 2008, por la que se establece un marco de acción comunitaria. En el mediterráneo, la mayoría de especies exóticas invasoras está constituida por moluscos, peces y crustáceos. La almeja japonesa, el langostino banana o los diversos tipos de medusas que se han introducido en nuestras aguas, son prueba de ello. 

Las especies exóticas invasoras son aquellas que se encuentran fuera de su distribución natural. Las que han sido traslocadas. Muchas proceden del Mar Rojo, habiendo penetrado a nuestro mar por el Canal de Suez a causa del tráfico marítimo, intensificado en las últimas décadas. También ha contribuido a su aumento la expansión de la acuicultura y la acuariofilia. 

Estas especies invasoras afectan a las autóctonas porque compiten con ellas para conseguir alimento, espacio... También porque introducen parásitos y enfermedades que causan pérdidas de información genética o por modificación del hábitat, afectando negativamente a la biodiversidad nativa o al ecosistema.